Ordena tu casa en una mañana

Si eres de las que con solo pensar en ordenar tu casa no sabes ni por dónde empezar, te proponemos unas sencillas ideas que te ayudarán a disfrutar de un hogar más ordenado.

Sólo necesitas una mañana para ordenar y deshacerse de todas esas cosas que hace años que no utilizas. También, si no dispones de 4 horas puedes hacerlo poco a poco, por zonas de la casa! El caso es empezar a tu ritmo.

Pon en marcha estas ideas y verás cómo es posible.

ELIMINA TODOS ESOS PRODUCTOS DE LIMPIEZA QUE NO USAS

Como ya os he comentado en post anteriores al sustituir los productos de limpieza convencionales por productos de limpieza caseros el número de botellas que tengo en mi armario de limpieza ha disminuido drásticamente, pero si eres de los que aún utilizas productos convencionales seguro que tienes los armarios llenos de botes casi vacíos o productos que nunca utilizaste… Elimínalos y ordena tus productos.

HORA DE ECHAR UN VISTAZO A TU COCINA

Recuerda, nuestra misión hoy es ordenar, no es limpiar a fondo.

Despeja todas las superficies de la cocina, ya verás como luego parece otra.

Como primer paso, guarda los utensilios, botes y vajillas que puedas tener en la encimera, en su sitio. Una vez tengamos todo esto guardado en su lugar, echa un vistazo y tira o recicla todo aquello que no utilizas o que ya no sirve, como pueden ser: botes vacíos, cajas, capsulas de café etc…

Nos vamos al frigo. Es hora de echar un vistazo a tu nevera y ver si hay productos caducados o en mal estado para poder desecharlos. Aprovecha y ordénala un poco para la siguiente compra.

Al igual que hemos hecho con el frigo vamos a mirar un poco en esa despensa desordenada que tenemos en la que hay cajas de cosas que llevan meses sin abrir. Dedícale minutos y ya verás como ganas en espacio.

Una vez todo despejado repasa con una bayeta y un multiusos en spray la inducción, abre el micro y repasa el plato y la puerta. Seguidamente repasa la encimera y el fregadero y….tu cocina ya parece otra.

¡A LAVAR TODA LA ROPA SUCIA!

Aprovecha y haz un tour por tu casa. Recoge todo la ropa sucia que veas que ha quedado olvidada como pueden ser toallas o trapos de cocina. Ponlos junto con la ropa que ya tenías en el cubo de la ropa sucia, separa por colores y listo!. La lavadora trabaja por ti mientras nosotros seguimos ordenando.

RECOGE LA ROPA LIMPIA

Aprovecha que estás en la zona de lavado y recoge la ropa que tienes ya limpia y tendida de lavadoras anteriores.

Truco: si la recoges, la doblas bien o la cuelgas de inmediato no tendrás que planchar la mayoría de tu ropa.

UNA PASADITA AL BAÑO

En este caso no se trata de limpiar a fondo nuestro baño , solo queremos ordenarlo.

Como ya os dije anteriormente ya había retirado las toallas sucias, ahora toca el turno de ordenar las encimeras (jabones, cepillos de dientes etc) y revisar si hay que desechar algunos botes.

Abre los cajones y armarios del baño y deshazte de los productos caducados, o simplemente que no te gustan y nunca has usado más de una vez (yo de esos tiro muchos), una vez desechados ordenalos por categorías.

Con este simple paso ya se verá más limpio y despejado.

ES LA HORA DE REVISAR EL BOTIQUÍN

Este es otro de los “cajones de sastre” (o más bien “desastre”) de mi casa. Cajas y cajas de medicamentos que, en su mayoría están caducados. Nuevamente revisa todas las cajas y tira todos los medicamentos que tengas caducados. Te vas a sorprender de cuantos solemos tener en casa.

Una vez desechados los que ya no vas a utilizar guardalos en una bolsa para desechar en cualquier farmacia. Los medicamentos no pueden tirarse sin más a la basura.

Ya solo te queda ordenar tu botiquín con las medicinas que están bien.

HA LLEGADO EL MOMENTO MÁS TEMIDO: LOS ARMARIOS

Empieza por los zapatos. Seguro que tienes algunas zapatillas viejas para tirar. Aprovecha y coloca lo zapatos que más uses más a mano.

Ordena las chaquetas, molsos y complementos y desecha todo aquello que ya no utilizas desde hace mil temporadas.

Echa un vistazo a tu ropa de diario y ordenala por colores. Seguro que de tu ropa de diario sale mucha ropa que ya está muy estropeada y que es para desechar. La ropa que quede puedes doblarla en paquetitos con el método de Mary Kondo, así tu ropa estará mas a mano y casi sin arrugas.

Dale un repaso al cajón de la ropa interior, desecha la que esté más gastada o estropeada y ordenala por conjuntos. Se acabó eso de estar buscando por la mañana y dormida tu conjunto de ropa interior preferido!.

Lleva todas la bolsas de ropa que han salido de esta limpieza a la entrada de casa, y ya que estás termina la habitación estirando la cama y colocando los cojines. No olvides revisar que no has olvidado ropa debajo de la cama.

Aprovecha que estás en el dormitorio para despejar las mesillas de noche.

ACABAMOS EN EL SALÓN

Comienza sacudiendo el sofá y colocando los cojines.

Despeja la mesa de centro y pasale una bayeta. Ordena los mandos a distancia y los cargadores.

Y por fin ha llegado el momento de ir a la cocina prepararte un café, sentarte en tu sofá y disfrutar de tu casa mucho más ordenada en tan sólo 4 HORAS!!!!!. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *